Este no es un sitio oficial de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

¿Templos y Capillas?   ¿Cuál es la diferencia?

En la Iglesia Mormona, existe una importante diferencia entre las capillas u otros centros de reuniones de la Iglesia y los templos. Para comprender esto, es necesario comprender la adoración mormona. aprender más...

 

mormon-temple-Merida-MexicoTemplo anunciado: 25 de setiembre de 1998
Primera palada y dedicación del lugar: 16 de enero de 1999 por Carl B. Pratt

Puertas abiertas: 24 de junio al 1 de julio de 2000
Fecha de dedicación: 8 de julio de 2000 por Thomas S. Monson

Dimensión del terreno: 0.61 hectáreas (1.53 acres).
Acabado exterior: Mármol blanco Guardiano de Torreón, México.
Diseño del templo: Diseño clásico moderno, de un solo pináculo.
Número de salas: Dos salas de ordenanzas y dos salas de sellamientos.
Área total construida: 994.06 metros cuadrados (10,700 pies cuadrados)

2 Comentarios a “Templo de Mérida México”

  1. seria exelente y de gran ayuda que publicaran aqui los horarios y dias en que esta abierto el templo.

    • La obtención de mi testimonio de la iglesia fue muy hermosa ya que yo me sentía muy vacío y muy mal; tenía todo lo que un hombre desearía en la vida pero no era feliz. Era como no tener vida, yo me preguntaba y decía ‘Dios, ¿por qué no puedo ser feliz si me lo das todo?; y en verdad no sabia que hacer, no tenía un motivo para vivir. Pero un día tomé la Biblia y, orando, le pedí a Dios que me mostrara el camino a seguir; hablando con Él le dije ‘si Tú quieres que trabaje en tu obra, muéstrame el camino, el verdadero evangelio y yo Te prometo que trabajare en él’. Bueno, llegó la noche, me fui a dormir, como siempre, mal, no podía conciliar el sueño, hasta que amaneció. Me levanté de igual manera que todos los días, vino un cliente, me dejó su vehículo para repararlo ya que soy mecánico. Ese día dejé el auto afuera, en la acera, no sé por qué no lo metí en mi galpón; sólo me quede afuera. Estaba buscando la falla del vehículo cundo de pronto sentí una voz que me dice ‘Señor, ¿podemos hablar con usted? Somos representantes de Cristo y le traemos un mensaje’. Yo, sin mirarlo, les extendí la mano con una herramienta que tenia y les dije ‘bien, hablemos de Él, pero ayúdenme en lo que estoy haciendo, así no pierdo tiempo’. Ellos me contestaron diciendo ‘está bien’, y se apresuraron a tomar las herramientas y se recogieron las mangas de la camisa blanca. Cuando los miré a la cara me di cuenta que eran mormones; y con una sonrisa miré al cielo y dije por dentro ‘Señor, me parece que esto no es lo que Te pedí’, ya que no quería ni verlos pasar por mi lado de la acera; tenía un mal concepto de ellos sin haberlos escuchado nunca. Pero me dije por dentro ‘los llevo adentro y les refuto con todo lo que sé de la Biblia y así a estos muchachos los devuelvo a su casa convencidos de que están equivocados en lo que están haciendo’. Entonces entramos a la sala de estar, me senté frente a ellos y estaba dispuesto a atacarlos con preguntas y contestarles con lo que yo sabía, cuando siento por detrás de mí, dos manos sobre mis hombros y que me susurraban al oído, ‘escúchalos, vos lo pediste’. Me asusté, los miré y dije por dentro ‘estos son ventrílocuos’; los miré fijamente y volví a intentar seguir con mi plan, pero otra vez escuché el susurro en mi oído, ‘escúchalos, vos lo pediste’, y en ese momento me invadió un terrible escalofrío en todo mi cuerpo, hasta que ellos me hablaron del Plan de Salvación, de Dios y la Expiación de Cristo; de que Dios nos amaba, que éramos nosotros quienes teníamos que buscar a Dios, y todas esas cosas maravillosas invadieron mi cuerpo, tanto que no quería que terminara esa conversación. Ni siquiera terminaban esta charla y yo ya les estaba preguntando cuándo iban a volver, y me di cuenta de que Dios estaba en ese momento conmigo y me di cuenta que Él me estaba mostrando el camino a seguir; que Él junto a Su Hijo Jesucristo me devolvieron lo que yo deseaba: un Espíritu de gozo, sabiendo que pertenezco y estoy en el Plan de Dios, y que Lo veré si persevero hasta el fin. En verdad yo he recuperado la felicidad, sabiendo que todo lo que Dios creó en esta tierra es para que nosotros experimentemos y sea una prueba para que cuando muramos, volvamos a Su presencia. Sé que nuestro Padre Celestial nos ama, que está donde y cuando lo necesitamos, que Jesucristo es el camino y que la iglesia mormona es la restauración del evangelio y que la Iglesia de Jesucristo es verdadera, fundada con sus apóstoles, los setenta y los profetas vivientes y le agradezco con todo mi corazón ya que hoy yo pertenezco a este Plan de Salvación. Testifico que es la Iglesia verdadera, en el nombre de Jesucristo, amén.

Deja Un Comentario

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(necesario)

(necesario)

Derechos de autor © 2016 Templo de Mérida Yucatán. Todos los derechos reservados.
Este sitio web no es propiedad ni está afiliada a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (algunas veces llamada la Iglesia Mormona o Iglesia SUD). Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Las opiniones expresadas por los usuarios individuales son de responsabilidad de los usuarios y no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Para visitar las páginas oficiales de la Iglesia, sírvase visitar LDS.org o Mormon.org.